Inicio

La educación en casa se ha hecho más popular durante los últimos años ya que cada vez son más las personas quienes se plantean por primera vez educar a sus hijos desde el hogar, sin embargo, hay tanto que contemplar y aprender que puede resultar muy abrumador. Antes de decidirse a seguir adelante con la educación en casa, es necesario que los padres investiguen sobre el cómo y el por qué; además de aprender sobre los diferentes enfoques de la educación en casa, el plan de estudios disponible, cómo establecer un espacio de educación en casa y mucho más.
Si bien puede ser un reto para muchos padres, lo cierto es que no es algo imposible y que claramente como padres podemos hacerlo. Es por esto, que a continuación te damos algunos consejos que pueden ayudarte a decidirte por la educación en casa:

La educación en casa puede cambiar la vida de tu hijo


Contrario a lo que muchos creen, la educación en casa crea un crecimiento personal tanto para los padres como para los hijos. Tienes la oportunidad de redescubrir tu propia manera de enseñar y de aprender, mientras ayudas a tus hijos a encontrar el suyo. Si bien es un proceso largo, lo cierto es que puede ser beneficioso ya que tu niño o niña aprenderá a su propio ritmo y con ayuda de una persona con quien se siente en total confianza.

La educación en casa de tu hijo no requiere de seis a ocho horas diarias


Una parte importante del tiempo en la escuela se dedica a esperar, a tener recreos, a ir de curso en curso, etc. Es por esto, que para poder estudiar en casa es primordial diseñar un plan que funcione para tu familia y también para los niños. Además, con las tecnologías que existen hoy en día, hay muchas formas diferentes de educar en casa: encuentra lo que funciona para ti y para tu familia, no te vayas por el lado más tradicional sino piensa fuera de la caja, y cuando sea necesario, consulta con especialistas en educación en casa y aprendizaje.

Tu hijo no se convertirá en una persona asocial


Los niños no necesitan socializarse en un grupo numeroso de niños de su misma edad para estar bien adaptados socialmente, sino todo lo contrario. La mayoría de los padres quieren que sus hijos aprendan sus dotes sociales de los adultos, no de otros niños. Los niños educados en casa se relacionan de forma saludable con personas de todas las edades. Lo importante es poder trabajar su autoestima y el cómo debe relacionarse con su alrededor, verás como estudiar en casa no resulta un problema a nivel social.

Confía en ti y en tus hijos


Todos los padres han enseñado muchas cosas a sus hijos, desde amar, sonreír, gatear, caminar, hablar, correr, vestirse solos y entender su mundo antes de empezar la escuela, y seguirán creciendo y aprendiendo con la educación en casa. Por este motivo, no debes preocuparte ya que si pudiste enseñar todo eso antes, la escuela en casa es simplemente un desafío más que puedes cumplir sin problema.
En general, es importante abordar la educación en casa con el conocimiento y el sistema de apoyo adecuados, al tiempo que se proporciona a los niños la información que necesitan para tener éxito en la universidad y más allá. Un plan de estudios sólido es la base vital para cualquier educación en casa, y puede proporcionarle la tranquilidad de que las necesidades de aprendizaje de sus hijos se están cumpliendo.

Autor
Categorías

Cuando los padres escuchan a los expertos hablar sobre la salud de los niños y las cosas que observan ellos en sus propios hijos pueden parecer contradictorias. Esto es lo que pasa con la educación física. Estos programas fomentan la actividad física, pero la segunda parte de la frase, la parte de “educación” es el factor clave y la razón por la que todos los niños pequeños deberían tener acceso a clases formales de educación física.
Es posible que sus hijos no necesiten ayuda para mantenerse activos, pero no aprenderán sobre nutrición, fitness y la importancia de un estilo de vida saludable por sí mismos. He aquí hablaremos por qué es tan importante ofrecer clases de educación física a los niños, especialmente cuando son pequeños.

Promoción de la aptitud para toda la vida


Según algunos centros especializados en control y prevención de enfermedades, la tasa de obesidad infantil se ha más que duplicado tanto para los niños en edad preescolar, de 2 a 5 años, como para los adolescentes, de 12 a 19 años. Para los niños de entre 6 y 11 años, la tasa se ha triplicado.
Si bien fomentar la actividad física es el primer paso para combatir la obesidad infantil, educar a nuestros hijos sobre el estado físico es el paso que los llevará a una adultez saludable. Los programas de educación física basados en el plan de estudios enseñan a los niños cómo hacer ejercicio, utilizando técnicas seguras y adecuadas y cómo mantener fuertes sus músculos y corazones.
Cuando enseñamos a nuestros hijos sobre la salud y el bienestar a una edad temprana y construimos una asociación positiva en torno a la actividad, es mucho más probable que desarrollen hábitos saludables que continúen durante toda su vida.

Impulsando el cerebro


La educación física es más que simplemente mantener su cuerpo en forma, también mantiene su cerebro en forma. Los científicos han descubierto un vínculo entre la aptitud física y la funcionalidad del cerebro en los niños.
Los beneficios cognitivos de la educación física se extienden al aprendizaje en el aula: múltiples estudios han encontrado una asociación entre la actividad física y una mayor concentración en la escuela. Varios estudios han investigado el vínculo entre la educación física y el aprendizaje cooperativo, una estrategia de enseñanza en la que grupos de estudiantes trabajan juntos para mejorar su comprensión de un tema en particular. Los niños aprenden la importancia del trabajo en equipo y la colaboración a través de actividades físicas en grupo.

Comiendo correctamente


Una gran parte de la educación física consiste en enseñar a los niños cómo tomar decisiones saludables para sus cuerpos y eso incluye la elección de alimentos. Un plan de estudios de educación física integral incluye lecciones sobre nutrición y dieta, enseñando a los niños y en niveles que pueden entender, por qué ciertos alimentos son buenos para sus cuerpos.
Las clases de educación física les enseñan a los niños sobre la importancia de varios grupos de alimentos y cómo interactúan con el cuerpo, en cada área, desde los huesos y el corazón, hasta el cerebro e incluso su estado de ánimo. Aprender a elegir alimentos de manera inteligente ayudará a sus hijos a medida que crezcan y necesiten tomar más decisiones por sí mismos.

Autor
Categorías